fbpx

El dolor en el tendón de Aquiles se puede deber a una tendinopatía del Aquiles o tendinitis aquilea, un tipo de patología degenerativa bastante dolorosa al caminar o correr. Es una tendinitis que genera debilidad en la zona, disminuyendo la capacidad de soportar peso con relativa resistencia. A continuación, todo lo que necesitas saber sobre esta patología:

  1. Tratamiento
  2. Bulto en el tendón
  3. Síntomas
  4. Tipos de dolor
  5. Tendinitis aquílea en niños
  6. Ejercicios útiles para el dolor
  7. Tiempo de recuperación
  8. Andar con el tendón roto
  9. Uso de vendas o tobilleras

Tratamiento para el dolor del tendón de Aquiles: ¿cómo se cura?

La tendinitis aquilea, al ser degenerativa, necesita que se realicen ejercicios para curar el problema. Esto es clave, aunque es verdad que en muchos casos, los pacientes necesitan más tratamiento además del ejercicio. 

En nuestro caso, utilizamos una técnica muy efectiva para conseguir una amplia reducción del dolor en las tendinopatías de tercio medio: la inyección volumétrica ecoguiada. Esta técnica consiste en la introducción de suero a presión en algunos puntos concretos de la zona problemática con ayuda del ecógrafo. 

En caso del dolor en el talón de Aquiles, puede deberse a distintas tendinitis aquilea como la bilateral, la calcificada o la interseccional. 

Tendinitis aquilea bilateral: ¿qué es?

Es otro tipo de tendinopatía del tendón de Aquiles que provoca una progresiva debilidad del tendón, haciendo menos soportable la carga o el peso. La diferencia con una tendinitis aquilea normal es que se da en los dos talones de Aquiles al mismo tiempo

Tendinitis aquilea calcificada: ¿a qué se debe?

La tendinitis aquilea calcificada, por otro lado, es más compleja de tratar, ya que conlleva la aparición de un bulto cercano al hueso, que en muchos casos puede conllevar una intervención quirúrgica

Este tipo de tendinopatía puede significar que se padece la enfermedad de Haglund. 

Bulto en el tendón de Aquiles: ¿a qué se debe?

La aparición de un bulto en la zona del tendón de Aquiles es otro de los síntomas que pueden indicarnos que tenemos una tendinitis aquilea

Otra de las razones puede ser una enfermedad de Haglund, en caso de que el bulto esté más próximo al hueso. Esta enfermedad es un tipo de prominencia o deformidad ósea de la zona.

¿Cómo saber si tengo una tendinitis aquilea? Síntomas

Saber si padecemos una tendinitis aquilea es sencillo, ya que se suele manifestar con dolor al palpar la zona del tendón. Lo más habitual también es que sintamos dolor tras correr o andar ya que, además, suele inflamarse el tendón. 

Otros síntomas probables suelen ser la rigidez del talón, principalmente tras largos períodos de descanso, un chasquido al rotar el tobillo, sentir cierta debilidad y cansancio en esa pierna o, directamente, dolor cuando intentamos estirar el pie afectado. 

Tipos de dolor en el talón de aquiles posibles

Hay multitud de dolores que pueden surgir en el talón de aquiles. Estos son los más frecuentes: 

  • Dolor al estirar el pie
  • Dolor en el tendón de Aquiles al levantarse
  • Al apoyar el pie

Dolor en el tendón de Aquiles en niños

Que el tendón de Aquiles duela en los niños no se debe a una tendinitis aquilea sino, seguramente, a la enfermedad de Sever. Ésta es un tipo de dolor por el crecimiento en el centro de osificación secundario del calcáneo. 

Suele ser común e implica una hinchazón de la zona bastante dolorosa. En caso de que un niño la sufra, el tratamiento principal a seguir es el reposo, aunque ya sabemos que esto en niños es complicado. 

Otra posibilidad efectiva es la aplicación de hielo en la zona dolorida después de caminar o correr  durante unos 20 o 30 minutos.

Ejercicios útiles para paliar el dolor en el talón de aquiles

Los ejercicios más beneficiosos para disminuir el dolor de la tendinitis aquilea y eliminar sus efectos a medio y largo plazo son los excéntricos. 

Los ejercicios excéntricos consisten en ponerse de puntillas en un escalón y subir de puntillas en 1 segundo, para posteriormente bajar más lentamente en 3 segundos (y así repetidas veces). 

¿Cuánto tarda en curarse el dolor en el tendón de aquiles? Tiempo de recuperación

Normalmente se suele tardar entre 2 y 3 meses para comenzar a obtener ciertas mejorías clínicas que reduzcan el dolor y mejoren el día a día del paciente. 

No obstante, para conseguir un tendón de Aquiles prácticamente sano a nivel celular, el tiempo de recuperación asciende hasta los 12 meses aproximadamente.

¿Se puede andar con el tendón de aquiles roto? ¿Es recomendable?

Si un paciente tiene una rotura parcial del tendón de aquiles puede andar sin problemas, aunque seguramente cuando llegue a casa y descanse empezará a notar un dolor muy agudo. 

Por tanto, no es nada recomendable caminar en caso de padecer una rotura, ya que lo único que podríamos conseguir es una rotura de mayor tamaño y un tiempo de recuperación mucho más elevado. 

¿Es recomendable usar tobillera o vendaje para una tendinitis aquilea?

Las tobilleras o los vendajes suelen ser de escasa o nula eficacia en cuanto a la curación de la tendinitis o la reducción del dolor. Además, un vendaje es para un momento muy concreto de no más de 5 días. 

Nosotros recomendamos acudir a un especialista, realizar los ejercicios propuestos y seguir el tratamiento que nos indiquen. 

¿Podemos ayudarte en algo?

Contactaremos contigo para confirmar una cita o aclarar cualquier duda

    Ir arriba
    Abrir chat
    1
    ¿Necesitas más información sobre fascitis plantar?