DONDE ESTAMOS

C/María de Guzmán 47, 28003 Madrid

91 530 69 05

Contacta con nosotros

Esguinces laterales de rodilla

¿Qué es?

Los esguinces de rodilla se producen cuando uno o más ligamentos de la rodilla se estiran o desgarran inesperadamente. Los ligamentos son tejidos cuya función es mantener unidos y alineados los huesos y articulaciones.

Las causas de los esguinces de rodilla son principalmente:

  • Movimientos bruscos: en los que apoyamos el pie y giramos rápidamente la rodilla, en los que saltamos y/o aterrizamos, etc.
  • Golpes directos sobre la rodilla: como pueden ser choques o tropiezos.

Los ligamentos de la rodilla son 4, de los cuales nos centraremos en los laterales externo e interno.

  • Ligamento lateral interno. Como su propio nombre indica se encuentra en la cara interna de la rodilla y se lesiona cuando se realiza presión a través de la parte externa de la rodilla empujando ésta hacia adentro.
  • Ligamento lateral externo. Situado en la cara externa de la rodilla. Su mecanismo de lesión es un golpe en la cara interna de la rodilla.

Sintomatología.

Los principales síntomas son los siguientes:

    • Dolor e inflamación
    • Rigidez articular y disminución del movimiento
    • Inestabilidad al caminar
    • Bloqueo articular

Pruebas y exámenes.

El diagnóstico se llevará acabo mediante la realización de la historia clínica, en la cual se recoja los antecedentes de la lesión y a través de la exploración física. El test que nos confirmará la lesión de los ligamentos laterales de la rodilla serán los de estrés en valgo/varo.

      • Estrés en valgo positivo: Lesión del LLI.
      • Estrés en varo positivo: Lesión del LLE.

Además se pueden requerir la realización de radiografías, ecografías o resonancias magnéticas para evaluar el estado y la calidad de los ligamentos.

Tratamiento.

El tratamiento y el tiempo de recuperación dependerán del tipo y la causa del esguince de rodilla.

En los casos más leves el tratamiento indicado se regirá por las siglas RICE (Reposo, hIelo, Compresión y Elevación) , el uso de AINES, terapia de rehabilitación y muletas si fuese necesario, mientras que en los casos más severos serán el drenaje del exceso de líquido, la terapia biológica regenerativa (PRP) y la cirugía.